Saltar al contenido

Decálogo del perito

octubre 22, 2020
Decálogo del perito

En un mundo donde la gente busca abrumadoramente contenido de alto impacto para ayudarlos a tomar decisiones de compra. Por definición un perito, es alguien que tiene un conocimiento completo o autorizado en un área en particular.

Si bien en un mundo que cambia rápidamente, la necesidad de experiencia y credenciales puede ser muy importante, el perito quién es un experto frente a quién no es tan interesante como una revelación adicional de la naturaleza subjetiva que es Experiencia.

Los peritos juegan un papel importante en la sociedad, pero ha habido poca investigación sobre la naturaleza de la experiencia. Existen dos tipos de expertos: aquellos cuya pericia es función de lo que saben (pericia epistémica) o de lo que hacen (pericia performativa).

El perito realmente proviene de un experto profesional. La función de un perito es ayudar en asuntos técnicos o especializados que estén dentro de su competencia. Este es el decálogo para esta actividad:

1- Ser humilde y ético para reconocer sus propias limitaciones de manera oportuna.

El perito debe tener claro los límites de su área de especialización, para no aceptar solicitudes que excedan esas fronteras.

Además, si el perito se da cuenta mientras trabaja en el caso de problemas que escapan a su conocimiento, debe tomar sobre ellos de la mejor manera posible o aconsejar que se busque la opinión de un especialista adicional. Tales circunstancias deben ser claramente documentadas en el informe.

2- Estar al día.

Sea consciente, honesto y transparente sobre las limitaciones del conocimiento científico. Recopila toda la información necesaria.

Procede con el orden y el método. Practica y defiende a toda costa la autonomía del trabajo del perito experto. No emita opiniones fuera de lugar ni juicios legales. Usa correctamente el idioma.

El perito debe actualizar continuamente sus prácticas, porque la tecnología está en constante evolución.

Esta tarea va más allá de la asistencia esporádica a cursos, seminarios o conferencias, e implica una revisión constante y crítica de la literatura, nunca olvidar que el conocimiento válido puede no ser necesariamente accesible en su propio idioma.

Perito
Perito
3- Ser consciente, honesto y transparente sobre las limitaciones del conocimiento.

Muchos peritos creen que la carrera es infalible. Pero a pesar de los continuos avances, no se tiene una respuesta para todo y la tecnología no es infalible.

Además, algunas metodologías que alguna vez se consideraron válidas son hoy considerado inválido sin reemplazos necesariamente validados.

Por lo tanto, necesitamos aplicar en nuestra práctica más epistemología humildad menos omnipotencia. Si el perito no permite dar una respuesta definitiva al tema planteado, el experto debe dejar esto claro en el análisis y resaltarlo en su informe o declaración.

4- Recopile toda la información necesaria.

El perito no es un mago ni un adivino. Para emitir una opinión, debe recopilar toda la información disponible y solicitar todos los datos relevantes. Esto no es más que la aplicación del primer paso del método procesado.

La observación no es cumplida con recoger aleatoriamente lo que piden nuestros sentidos. El perito debe ser sumamente meticuloso para llevar a cabo las observaciones de manera atenta, precisa, minuciosa, pronta, imparcial y directa.

5- Proceda con el orden y el método

El aporte de verdad es el único compromiso al que debe someterse el perito. Esta tarea le obliga seguir el método cartesiano de forma rigurosa y sin saltarse ningún paso. Las conclusiones nunca deben elaborarse por adelantado.

El orden es fundamental y también es importante no depender de la memoria. El experto debe buscar dividir las dificultades del caso en tantas partes como sea posible, con el fin de priorizar la información y dirigir el análisis de lo general a lo particular, y luego de lo particular al detalle.

Al final se podrá establecer el camino a seguir, asignando con discreción y de manera reflexiva el orden de las observaciones, experimentos, verificaciones y / o correlaciones necesarias.

Si el perito no se marcha de esa ruta y mantiene una actitud crítica permanente, las conclusiones fluirán de manera abierta.

6- Asumir el papel de perito.

El trabajo del experto implica intrínsecamente una forma diferente de actuar y pensar en comparación con lo que se espera de un profesional o técnico que no está desempeñando ese papel. El perito nunca debe realizar actos de fe, sino que debe aprender a dudar.

Toda la información recopilada debe ser cotejada críticamente con los hallazgos obtenidos de la evaluación, los cuáles debe documentarse fielmente.

Los especímenes probatorios deben recolectarse, empaquetarse y transportarse utilizando métodos apropiados y establecer la cadena de custodia.

Si el experto no está de acuerdo con algo expresado por sus colegas, debe explicar sus razones con respeto. Al redactar las conclusiones de un informe, el experto debe guiarse únicamente por los principios prácticos, pueden sustentar, sin omitir información relevante, con total independencia de la teoría que propone el abogado que ha solicitado la opinión y absoluta indiferencia sobre el resultado de la acción judicial.

7- Practicar y defender a toda costa la autonomía del trabajo del testigo experto.

La autonomía del perito es la prerrogativa que permite la plena aplicación de los conocimientos técnicos al caso en cuestión.

En consecuencia, los peritos deben resistir toda forma de coacción e informar a la autoridad competente de cualquier acto de amenaza, soborno o extorsión.

Área de especialización
Área de especialización
8- No emita opiniones fuera de lugar ni juicios legales.

El estrado de los testigos es la única tribuna válida para un perito durante el proceso judicial. Por otro lado, la reconstrucción judicial de los hechos investigados debe ser realizada por el tribunal.

Para contribuir a ese objetivo, el perito aporta evidencia que ha surgió del análisis de lo solicitado en su ámbito de competencia; nada más (pero nada menos).

Verdades científicas pueden no coincidir necesariamente con los establecidos por el evaluador de hecho. Y seamos claros: el perito no es un juez ni un abogado.

9- Usa correctamente el idioma.

El informe pericial debe redactarse de forma metódica, clara, veraz y sencilla, teniendo siempre presente que va dirigido a un laico que no tiene los conocimientos especializados. Para lograr que el experto evite todas las formas de lenguaje coloquial susceptible a malas interpretaciones.

También debe asegurarse del significado real de las palabras utilizadas, concepto incluido en el informe, y preste atención a la corrección gramatical del documento para que las ideas estén vinculadas a cada otro con rigor lógico.

Se debe tener una precaución similar al dar testimonio oral en el juicio, preparando cada una de las declaraciones cuidadosamente. y con espíritu constructivo.

10- Conoce el marco legal y los estándares aplicables a tu actividad.

El conocimiento de la legislación pertinente es un requisito fundamental. Esto no es solo para cumplir con las obligaciones establecidas para la tarea, pero también para comprender plenamente el significado del caso legal en el que se ha solicitado la opinión.

Además, estándar o técnico establece las directrices mínimas exigibles en el desempeño del rol. El experto debe estar al día con respecto a cualquier estándar.

Hacerlo facilita el cumplimiento de las formalidades y permite una adecuada orientación de la labor pericial, de tal forma que el informe obtenido alcanza la admisibilidad y se vuelve útil para el proceso.