Saltar al contenido

Decálogo del emprendedor

octubre 22, 2020
Decálogo del emprendedor

Un buen emprendedor implicará ser, líder, alguien que pueda realizar tareas sin tener a un supervisor o gerente dándote instrucciones. Es muy probable que te preguntes qué se necesita realmente para esto. Si estás pensando en convertirte en emprendedor, no hay una respuesta sencilla que se aplique todo.

Concéntrate en lo que se te da bien y pon a las personas en su lugar para hacer el resto. Adquiera el hábito de hacer más con menos y céntrate en trabajar de forma más inteligente.

Aquí hay 10 reglas a seguir si quiere ser un emprendedor exitoso:

1- Trabaja más inteligentemente, no más duro.

Mucha gente visualiza a un emprendedor como alguien que trabaja 18 horas al día, sin hacer nada más que comer, dormir y respirar en tu negocio. Tendemos a pintar la imagen de alguien tan impulsado al éxito que toda tu vida implica trabajar.

Por supuesto, el trabajo arduo es la clave para tener éxito como emprendedor; después de todo, se necesita valor. Pero en realidad no se ve así: trabajar cada minuto del día no te convertirá automáticamente en un emprendedor exitoso.

El exceso de trabajo conduce a la fatiga, lo que conduce a errores. Además, ¿Cuántas personas realmente tienen las habilidades para hacer todo? La mayoría de las personas solo puede hacer un par de cosas muy bien.

Hay otras cosas en las que somos promedio y muchas cosas en las que, seamos sinceros, simplemente no somos buenos. Tienes que aprender a trabajar de forma más inteligente, no más difícil, y es una forma de pensar a la que te llevará algún tiempo acostumbrarte.

2- No supongas que una estrategia es suficiente.

La cultura se desayuna cualquier estrategia. Recuerda que crear la cultura de la empresa será lo primero.

Dedica tu primer ejercicio a definir los tres y nunca más de cuatro valores institucionales, promuévalos, resalta el uso de estos, que se conviertan en hábitos indispensables y no pase por alto aquellos que los infrinjan.

Emprendedor
Emprendedor
3- Equipo de trabajo.

Crea todos los indicadores que consideres oportunos. No hables de estrategia al cliente externo mientras no tenga un equipo consolidado y claro en lo que representa un equipo institucional, pero valora más aquellos que permiten cooperación y servicio entre las diferentes áreas de la compañía.

No contrates solo profesionales universitario, incluye personas apasionadas por cada actividad, cableados para ser exitosos en lo que les gusta y facilítales las habilidades necesarias para convertirlos en grandes colaboradores excelentes.

4- Administradores.

Deja los creativos cumplir con su tarea de magia y busca los administradores para que persigan y atiendan los cumplimientos, clara lección nos ha dado el señor Musk, que siendo un excelente profesional creativo, demostró sus debilidades para ser un líder.

Recuerda primero tener un buen producto o servicio, luego establecer relaciones, posteriormente negociar y finalmente vender, si no respeta el proceso su negocio podrá ser sueño y suspiro, acabará pronto.

5- Relación compra venta.

Cambia el juego tradicional de pensar que el cliente es aquel que te compra y ya, debe conseguir que la interacción en la compra y venta sea una experiencia, muchos entramos a una tienda y efectivamente no adquirimos nada, pero después de vivir la experiencia, de oír, tocar y ver, un tiempo después queremos un aparato de esos.

6- Haz más y gasta menos.

Aunque el uso de autónomos no es la situación más ideal para una empresa establecida, cuando se trata de una empresa en etapa inicial. De hecho, puede resultar extremadamente asequible gracias a la oferta y la demanda básicas.

Esta dinámica se ve reforzada por el hecho de que muchos de los autónomos tienen su base en mercados extranjeros.

El costo de vida es más bajo, lo que hace que el dinero vaya mucho más allá. Este punto de vista es mucho más económico en comparación con los empleados a tiempo completo.

7- Socios familiares.

La mayoría de los emprendimientos son familiares y la biblia empresarial dice; separe el corazón del bolsillo, si alguien desea trabajar en la empresa que sea por meritocracia y no por simple amor.

Buenas ideas
Buenas ideas
8- Comprende la importancia de asumir riesgos, debes ser cuidadoso.

Iniciar un negocio y ser un buen emprendedor a menudo implica asumir ciertos riesgos. Esto puede incluir dejar un trabajo seguro para mantenerse únicamente con los ingresos de su trabajador autónomo o la voluntad de invertir sus ahorros para comenzar y hacer crecer tu empresa.

Debes cuidar de quiénes tienen llaves para ingresar al negocio, el proceso de incorporar colaboradores es definitivo, uno de los problemas de tu empresas es alta rotación..

9- Mantente positivo.

El éxito no es de la noche a la mañana y las ganancias comerciales pueden fluctuar. Mantén una perspectiva positiva y sea proactivo. Si es necesario, reinventa tu modelo de negocio o realice otros cambios para aumentar los clientes y fomentar el crecimiento, por ejemplo, ofrecer promociones o aumentar los esfuerzos publicitarios.

10- Demuestra autodisciplina. 

Trabajar para un empleador o una empresa generalmente implica que un supervisor asigne tareas y se asegure de cumplir con los plazos.

Una medida de libertad viene con ser emprendedor. Se auto disciplinado y completa las tareas que comience dentro de un período de tiempo razonable.