Saltar al contenido

Decálogo de un servidor público

octubre 22, 2020
Decálogo de un servidor público

En una sociedad decente el decreto que asigna en una posición a un servidor público significa para quien recibe tal designación una responsabilidad para ejercer esas funciones con seriedad, transparencia y honestidad.

Los ojos de la sociedad evalúan la actuación de cada ejercicio, el cual espera de sus funcionarios públicos un comportamiento digno de la confianza que en él se ha depositado.

Las funciones públicas deben servir a la sociedad, y no a servirse deshonestamente de ella. En nuestra nación tenemos que volver a ese criterio. Por lo cual se muestra un decálogo que sirve de orientación para la designación y el ejercicio de esta función.

1- Tener honestidad.

Persona intachable, recta, honesta etc. Son las cualidades que el poder Ejecutivo busca antes de emitir un decreto para asignar a un funcionario a esta institución.

La rectitud y virtud son características de quien actúa con honestidad. Sus acciones y la integridad con la cual ejerce en todo lo que hace son ejemplos claros de buenos valores.

2- Tener vocación de servicio.

Es decir, tener como persona la actitud de brindar colaboración y ayuda. Es estar dispuesto, aun a sacrificarse, a reconocer y admitir que a una función pública no se va para uno enriquecerse sacando provecho personal de la función, convirtiéndola así en un medio para prevaricar o para hacer negocios indebidos.

Se debe tener conciencia que el servicio público pertenece a toda la sociedad y no a una persona, familia o tendencia política.

Servidor público
Servidor público
3- Poseer principios y valores.

Tener vocación de servicio público, principios y valores son fundamentales en esta área, de ello depende tener pasión por brindar cordialidad y la mejor atención de servicio, honestidad, rapidez, y humanidad.

Todo servidor público sabe que su acción se orienta hacer el bien común. Debe actuar basado en el sentido de la justicia y la razón.

4- Tener humildad, sencillez y modestia

Virtudes que todo servidor público debería de estar adornado humildad, sencillez y modestia. Para la relación y la intercomunicación la humildad es indispensable, porque va ligada al conocimiento de sí mismo.

Ella libera la vanidad y el desengaño. Comportarse con transparencia personal, y sencillez es la mejor manera de llevar a la vida esa verdad sobre uno mismo, permitiendo a los demás relacionarse con nosotros y conocernos tal y como somos.

5- Tener capacidad para el cargo.

La empresa de todos, es la empresa pública. El estado es una empresa, es decir. Por lo tanto, tu manejo significa negociación permanente con el Estado. El Estado tiene ingresos por impuestos (colecta dinero de la sociedad) para utilizarlos en sus fines.

Paga sueldos y salarios, pensiones, hace inversiones, tiene una nómina, da ayudas, compra y a veces también vende. Por lo tanto, la persona que ocupe este cargo, debe estar completamente preparado para desempeñarse eficientemente.

Desde el punto de vista administrativo, es irresponsable que el Estado tenga un personal a su servicio supernumerario que implique gastar más de lo que se debe en sueldos y salarios.

6- Tener buenas relaciones humanas.

El hombre actual es un ser social que para satisfacer sus necesidades tiene que relacionarse con los demás. Manejar las buenas relaciones humanas, es lo que se requiere para ser un buen servidor público.

La mayoría de los servidores públicos se comportan como si tuvieran el derecho a sentirse que están por encima de los ciudadanos.  Generalmente se ve eso en nuestro país, la sociedad los tiene que objetar, los servidores públicos están llamados a servir.

7- Tener principios éticos.

Un funcionario público debe actuar conforme a los principios y normas éticas asociadas a sus funciones, esto significa que en todo momento y situación que lo conlleve a la no realización de actividades que tengan un conflicto de interés con su cargo.

Pueda ser que se presta para malas interpretaciones, al suponerse que está usando ventajas personales, como gratificaciones, comisiones etc.

Vocación de servicio
Vocación de servicio
8- Ser Responsable

La persona asignada como funcionario público, tiene que ser capaz de asumir su responsabilidad y compromiso con los trabajos puesto bajo su cargo.

El funcionario público no deberá utilizar a un un tercero para no asumir su culpa, él debe cumplir con sus tareas asignadas.

No debe atribuirse los méritos que no le correspondan, ni debe echarles la culpa a sus subalternos cuando por su incorrecto accionar las cosas salen mal.

9- Conocer la historia de su país.

A fin de proceder contrario a los procedimientos fraudulentos que han permitido a funcionarios cercanos al jefe del Estado, debe ser indispensable para el que trabaje en esta, conocer la historia política del país.

Ya que no es digno hacer fortunas millonarias frente a la miseria y pobreza de más de la mitad de sus conciudadanos, que aún aguardan ansiosos por programas públicos de inversión que vayan a resolver sus problemas de seguridad, alimentación trabajo, salud, educación, y vivienda.

10- Comprometerse con un mejor país

Para mejorar la institución donde le corresponde ejercer sus funciones, todo funcionario público debe de comprometerse a trabajar desde la posición en que haya sido designado. Es un compromiso manejar con cautela y probidad los fondos puestos bajo su disposición.

Estar siempre dispuesto a rendir cuenta de sus funciones e instruir para que sean tratados con el debido cuidado los bienes que pertenecen al Estado.

Ese compromiso es velar por la entrega y eficiencia al trabajo con amor por parte de sus colaboradores subalternos.