Saltar al contenido

Decálogo de Mavila

octubre 1, 2020
Decálogo de Mavila

El desarrollo del decálogo es un informe o ensayo escrito por Octavio Mavila Medina en el que comienza a comparar países desarrollados con su país en varios aspectos.

Octavio Mavila, viajó varias veces al Japón por negocios. Distribuidor de motocicletas japonesas en Perú durante décadas, su inquietud por saber cuál era la diferencia principal entre los peruanos y obreros japoneses, lo llevó a estudiar cada viaje detenidamente y descubrir que la clave era la forma como los niños japoneses aprendían los valores de la vida, día a día, en progreso.

Mavila, busca ayudar a cambiar la vida de las personas con una serie de puntos que se van desarrollando. Ayudará a cada persona a progresar, a obtener mayores beneficios y sobre todo a ser más feliz.

Se mejorará espiritual y materialmente mientras que adecues tu vida al decálogo del desarrollo, además de superarte como persona independientemente del nivel socio económico en el que te encuentres.

Los principios de su decálogo son:

1- Orden. 

En cada cosa de los aspectos de nuestra vida. El orden es uno de los valores necesarios para la convivencia y el desarrollo social. Nuestra vida familiar, vida personal, en las instituciones públicas, en la comunidad, en las empresas y en el país.

2- Limpieza.

Implica mucho más que el aspecto físico. La limpieza de un país compete a todos, es una tarea que no es únicamente de sus gobernantes.

Es una cualidad que dice mucho de los habitantes de una ciudad, la virtud que caracteriza a los países desarrollados, un cuidado permanente de la naturaleza y una manera saludable de vivir en comunidad.

3- Puntualidad. 

La hora debe ser sinónimo de puntualidad. Acción de cumplir un compromiso en la hora o fecha señalada significa puntualidad.

Es una cualidad que dice mucho de los habitantes de una ciudad, una virtud que caracteriza a todos los países desarrollados, una regla que contribuye a trabajar mejor y el reflejo de lo que somos en la vida diaria.

4- Responsabilidad. 

Que cada uno cumpla con responsabilidad y con su deber. Del espíritu nace el aprecio personal y la confianza. La responsabilidad es asumir compromisos y conjuntos, educar a los hijos, tener buen desempeño laboral, aumentar el desarrollo nacional.

Es sinónimo de respeto y la obligación de la administración pública.

Responsabilidad
Responsabilidad
5- Deseo de superación. 

El progreso se construye con deseo de superación. Es la fuerza que nos empuja a mejorar nuestra situación actual y ser cada día mejores personas y por lo tanto contribuir a que nuestro país sea más desarrollado.

Debemos tener ese deseo de superación frente a uno mismo, en la comunidad, la familia, en el ámbito laboral, el desarrollo nacional y en las instituciones públicas.

6- Honradez.

Se inteligente y apuesta por la honradez. Es una de las llaves que te conduce al progreso. Es la base de la confianza y esencial en la comunidad.

Un ejemplo para los niños, la mejor garantía en el trabajo, en las instituciones públicas y la llave del desarrollo nacional.

7- Respeto al derecho de los demás. 

Hay un deber que debe ser cumplido donde existe un derecho, por lo cual debe ser respetado.

Tener respeto al derecho de los demás, a las personas mayores, a la niñez y la juventud, los incapacitados físicos, la mujer, a la libertad de culto y a la libertad de opinión.

8- Respeto a la ley y los reglamentos.

El progreso de un país requiere que se respete la Ley. Han sido creadas para beneficio de la mayoría.

Respetándolas viviremos siempre en un clima de seguridad y confianza. Aumentando de esa manera la educación, las empresas y fortaleciendo sociedad, la naturaleza y la salud.

9- Gusto por el trabajo.

Los mayores cambios y adelantos de la humanidad hubieran sido imposibles sin amor al trabajo.

Es necesario para el desarrollo, trabajar y estudiar, para alcanzar la excelencia, el espíritu de la responsabilidad, el trabajo y la comunidad.

10- Afán por el ahorro e inversión. 

Ahorrar e invertir son herramientas para vencer la pobreza. Si dejamos de consumir en el presente parte de lo que producimos o ganamos, podremos en el futuro obtener el bien o servicio deseado.

El afán por el ahorro y la Inversión es el motor en nuestra vida, forjando el desarrollo nacional, en el estado, la empresa, la familia y el tiempo como un bien invertido.

Decálogo de desarrollo
Decálogo de desarrollo

Países que practican el decálogo de desarrollo

  • Japón: más del 90% de la población lo practica plenamente.
  • Alemania, Suiza, Suecia.
  • Perú: Menos del 5% de la población lo practica, requiriéndose por lo menos que lo practiquen el 50% de la población para poder impulsar el desarrollo del país.